• Juan-Fernando Duque-Osorio

Bipolar en Confinamiento (COVID19): Nazis y Japón Ganaron la II Guerra Mundial

Actualizado: mar 23

Palabras Clave: Personal-Bipolar Writing, I feared for my Mom due to the current Pandemic, Intensive Family Communication, Malpaso, Hypomanias, Sleep Hygiene, Logistics, The Man In the High Castle.



En mi blog, la mayoría de mis artículos son tipo personal y la mayoría tienen que ver sobre la forma como llevo mi condición bipolar. Por eso es la primera y principal categoría de mi blog. Pero hoy he decidido llevar esto más allá y especializarme en este tipo de artículos. De pronto de vez en cuando haré artículos para el resto de mis categorías, pero hoy me cansé de luchar y me resigné, casi que alegremente, a especializarme en este tipo de artículos personales bipolaroides.


Hay varias razones, pero la principal es que el consabido dicho:


“Si no puedes con el enemigo únete a él.”


Hoy por fin me hice plenamente consciente que, aunque he avanzado mucho en mejorar mi condición bipolar, sus síntomas me acompañarán hasta el fin de mi vida. Voy a ser más específico: yo antes solo escribía para mi blog cuando me encontraba en perfectas condiciones de ánimo y sueño. El resto del tiempo, además de lo cotidiano, me dedicaba a escribir en mi bitácora privada (solo la leo yo y es diferente a este, mi blog) desperdiciando tiempo y energía “escritural” procesando información personal que propiamente filtrada podría servir para mi blog. Y este experimento de fortalecer aún más la categoría personal, escribiendo públicamente aún sin estar en perfectas condiciones neurobiológicas empieza hoy.


Y no es que esté yo mal. Lo que pasa es que estoy sobre-dormido y muerto de la pereza. Estas semanas de confinamiento por la pandemia del COVID-19 han tenido más efectos en mí que los que yo anticipaba, pues es normal que yo esté encerrado leyendo y escribiendo.


La primera reacción ante la actual pandemia fue el miedo a perder a mi mamá quien pertenece a la población vulnerable pues tiene casi 68 años; pero conforme pasa el tiempo y nos informamos mejor, esperamos que estas semanas de confinamiento total den sus frutos. Pero este encierro nos ha permitido unirnos como familia y hemos estado en comunicación fluida con mi hermana, (fotos de mi linda hermana, Gloria, en su blog “The Guayaba Project”) quien vive en NY; en medio de esta comunicación aumentada, pues obviamente ella también está confinada, se me ha presentado una oportunidad de unir fuerzas con Gloria para fortalecer un proyecto a largo plazo bajo su marca artística “Malpaso”, que podría ayudar a despejar mi futuro geronto-financiero y sobre el cual me tienen prohibido hablar más, que por las malas energías y estas cosas en las cuales yo no creo pero que respeto. Entonces primero temí por mi mamá, pero este proyecto me hizo entrar en hipomanía hace como cuatro semanas tanto que no pude aguantarme las ganas e hice una web familiar con dominio registrado y todo (https://www.malpaso.info/) por medio de la plataforma que me tiene maravillado que es WIX, misma en la que está montado este blog y que recomiendo mucho. El tal fue que después de trabajarle “hipomaníacamente” por una semana a malpaso.info se me acabó el impulso y dejé dicha web sin terminar. Al menos, entre otras cosas, alcancé a hacerle un homenaje a mi padre Álvaro Duque-Donoso MVz (QEPD) y a mi mamá (quien afortunadamente está más saludable que yo) pues para mí, dentro de mi filosofía religiosoide atea (que explicaré públicamente en otro post) es muy importante agradecerles a mis ancestros por el trabajo duro que han hecho durante generaciones para que yo pueda tener la vida cómoda que llevo actualmente.


Gracias a mis padres y especialmente a mi papá quien programó mi vida y como lo explico en mi último artículo personal [1, 2] pude, entre muchas ventajas, no incurrir en deudas vitalicias como hijos (aunque mi papá quería nietos) lo cual me permite llevar una vida no solo cómoda sino serena, de acuerdo a mi Hedonismo Epicúreo [3, 4]. Eso me deja tener unas rutinas relativamente estables las cuales han disminuido mucho los síntomas de mi condición bipolar. Entre esas rutinas está el tomar un fármaco que es bueno para todo el mundo y no tiene efectos secundarios. Se llama higiene del sueño:


Yo empiezo mis rituales de para lograr dormirme a las 18:30 cuando paro de trabajar en mi computador grande. Me tomo mis neuro-fármacos a las 19:00, veo TV en sensu-lato (me veo un episodio de mis series o veo un programa de análisis y opinión como Cuestión de Poder de NTN24, siempre evitando los noticieros amarillistas pues los bipolares somos más sensibles que el resto de la gente y el amarillismo nos puede afectar mucho), a las 21:00 me desconecto del todo y oigo música a media luz durante una hora, a las 22:00 apago del todo y generalmente hacia las 22:30, y antes de esta pandemia, ya estaba dormido.


Cualquier persona, repito, debe tener buena higiene del sueño. Pero en el caso de nosotros los bipolares, esto es primordial. En la última década, las dos cosas que me han permitido hacer saltos cuánticos (avances súper-significativos) en cuanto a la disminución de los síntomas de mi condición bipolar han sido el dejar de fumar en marzo de 2015 y la adopción de una higiene de sueño con una farmacoterapia relativamente estable a principios de 2019. Si sos bipolar, vas a tener la proclividad a perder tu ritmo de circadiano (horario sueño-vigilia) muy fácil y eso te va dar muchas dificultades para desempeñarte en tu día a día. Adoptá una higiene de sueño estricta que eso te permitirá desempeñarte mejor.


Pero volviendo a mis sube y bajas de nuestro confinamiento por el COVID-19, hace unas tres semanas tuvimos la asamblea ordinaria anual de propietarios del conjunto residencial donde vivimos. Fue un martes por la noche como hasta las 21:30. Eso perturbó mis rutinas nocturnas. A los dos días siguientes tenía mi cita médica mensual de marzo. El encargado de nuestra logística es mi joven padrastro quien por esos días estaba en la finca de un tío quien lo contrata por lapsos cortos para ayudarle. Entonces yo ya me imaginaba cogiendo taxi y después yendo al dispensario por mis fármacos solo con mi mamá, embrollados y para resumir, hice una tormenta mental en un vaso de agua pensando en el complique que íbamos a enfrentar dos días después. Conforme dicha tormenta iba avanzando perdí mi sueño entre en hipomanía no podía dormir y me puse a escribirle un email a mi padrastro donde le decía que estaba faltando a su supuesto deber de llevarnos en nuestra camioneta a hacer nuestras diligencias. Obviamente se me fue la mano en dicho email para saber que el mismo médico, al día siguiente, me llamó para aplazar la cita y el viejo Maco pudo cumplir con su deber de llevarnos a la misma y después reclamar mis neuro-fármacos. Me disculpo con mi joven padrastro a quien para fines de este escrito le digo así, pero en realidad lo veo como un hermano mayor pues es muy joven para ser mi papá.


Y es que esto de las diligencias merece al menos un párrafo aparte, y más aún en esta coyuntura pandémica. Yo empecé a probar como era el peso de la llevar la logística de una casa más de un año antes de la muerte mi papá. A principios de 2006 a mi papá lo trasladaron desde Cali-Colombia a Bogotá por cuestiones laborales. Entonces, aunque pasaba al menos una semana mensual con mi mamá y yo en Cali, el resto del mes me tocaban a mí las diligencias. Y yo estaba terminando mi tesis de maestría (máster). Entonces había momentos en los cuales me veía agobiado. Pero más que eso, está el hecho de él mismo me programó, correctamente, para sentir que siempre y cuando yo estuviera estudiando todo iba bien y estaba yo cumpliendo con mi deber. Cuando era niño siempre me decía:

- Tu deber es proveerme con buenas calificaciones académicas, del resto me encargo yo.


Entonces mientras que yo esté estudiando, lecto-escribiendo y demás me siento bien. Si estoy haciendo otras cosas que no tengan que ver con esto, siento que estoy perdiendo mi tiempo. A mediados del 2006 a mi papá le dio por ensayar llevar su Volkswagen escarabajo de colección a un taller diferente del acostumbrado y en el mismo se lo estaban desvalijando. Me tocó sacrificar toda una tarde programada de estudio para mi tesis de maestría para irme de emergencia a el taller, alegar, recoger casi que repuesto por repuesto y enviar en un camión ese conjunto de partes de carro al taller de siempre para que rearmaran el Volkswagen. Me tomo hasta parte de la noche salvar ese carro de su desmantelamiento y robo. Al final de la misión mi papá me llamó a agradecerme y yo piedro le respondí:


- A mí no me pongás a hacer más vueltas culas de esas que nada tienen que ver con mi desarrollo académico.


Mi papá me respondió:


- Duquecito ayudame que yo estoy acá en Bogotá trabajando.


- Claro, como yo estoy aquí en Cali rascándome las guevas con un tenedor…


Y me le regué. Hoy día cuanto daría porque estuviera vivo así me llenara de chicharroncitos (misiones maluquitas de hacer). Esto fue a mediados de 2006. En noviembre de 2007 murió por un cáncer metastásico justo un mes después de yo haberme graduado de mi Maestría. Repito, ahora extraño a mi papá tanto que daría lo que fuera por tenerlo vivo otra vez así me pusiera miles tareítas engorrosas.


Pero además de eso se puede ir concluyendo que soy una persona dependiente que necesita de apoyo de figuras paternales (maternal y paternal) aunque tenga yo ya 45 años.


Y la tercera hipomanía de este mes surgió porque me di cuenta del programa de afiliados de Amazon. No lo he probado aún, pero hay blogueros que reportan ganancias mensuales de cuatro cifras en dólares o euros. Hay uno que reporta ganancias €17,000/mes y lo demuestra con un extracto de Amazon. Continúa diciendo que sus primeros €5 se los ganó después de 1.5 años de trabajo y que llegar a los niveles de ganancias que tiene actualmente le tomó más de cinco años. La idea es que vos reseñás un libro, película o serie en tu blog y Amazon, después de inscribirte en dicho programa, te da a unos links personalizados; si una persona entra a la web de dicho gigante comercial y compra algún artículo, el que sea, a través de unos de dichos links, Amazon te da uno una pequeña comisión de lo que le lector de uno compre. Hay blogueros que incluso se dedican a reseñar electrodomésticos para maximizar sus ganancias. A ese grado de promiscuidad (por no decir prostitución) creo que no voy a llegar. Repito, uno puede reseñar un libro que se haya leído y si el lector se compra ese libro o cualquier otra cosa después de entrar por el link que Amazon proporcionó, uno se gana una comisión pues dicho link instala una cookie que dura 24 horas en el explorador del lector. Pero para llegar a esto uno tiene que tener mucho tráfico en su Website pues si uno no vende en tres meses lo sacan del programa. Es buena idea y la voy a llevar a cabo, pero tengo que averiguar más y sobre todo ganar más tráfico en mi web.



Hablando de dormir mejor e hipomanías, se me olvidaba comentar que hace como 20 días suspendí la Amitriptilina (antidepresivo tricíclico) como parte de mi neuro-fármaco-terapia y eso ha bajado bastante la potencia de mis hipomanías. La Amitriptilina, como antidepresivo que es, estaba facilitando el que yo entrara en hipomanía.


La palabra hipomanía requiere una explicación. “hipo” significa bajo. Entonces a primera vista “hipomanía” implicaría baja de ánimo. Pero no es así. “Hipomanía” significa “debajo de la manía”. La manía es la que le dan a los maniaco-depresivos que fueron bipolares que no recibieron tratamiento adecuado y se enfermaron. Uno puede ser bipolar, pero tener la condición en estado subclínico, es decir no estar enfermo. Cuando a la persona la tienen que llevar a la clínica, quiere decir que su condición se volvió clínica, es decir se enfermó. Repito, uno se enferma, es decir se pone clínico, cuando lo tienen que llevar a la clínica o hospital y esto aplica para cualquier condición médica o enfermedad.


Para ir terminando, lo otro que me emocionó en lo que llevamos de confinamiento por la pandemia, fue el final de la serie “The man in High Castle” (Link a IMDb [5]| Link a wikipedia) basada laxamente en la novela “El Hombre del Castillo” de Philip K Dick [6, 7]. Se trata de una novela Ucrónica (historia alternativa) en la cual se crea una línea de tiempo ficticia donde los nazis y el imperio japonés ganan la Segunda Guerra Mundial, dividiéndose a Estados Unidos en dos, creándose al este el Gran Reich Nazi Norte Americano y en el oeste los Estados Japoneses del Pacífico. En medio de los dos se crea una zona neutral que, obviamente no es de los Nazis ni de los japoneses. En esta zona neutral se crea una resistencia en contra de ambos imperios y en la cual suceden todo tipo de espionajes y misiones secretas. En la última cuarta y última temporada se agrega una fuerza adicional que es la rebelión comunista negra (BCR) que lucha en contra de la ocupación japonesa en los Estados del Pacífico.



Suceden muchas cosas interesantes y emocionantes a lo largo de esta serie, pero en las dos últimas temporadas le agregan la noción de mundos paralelos basados en hallazgos de la mecánica cuántica [8].



Al final de la última temporada de la serie “The man in the high castle”. Suceden una serie de eventos que dejan que dejan conclusiones, pero a la vez muchas preguntas. ¿Después de unos 25 años de dominio nazi y japonés, Norte América volverá a ser independiente y fuerte? ¿Las facciones de la resistencia, una de las cuales es comunista, se unirán? ¿Quiénes y de donde están llegando las personas de mundos paralelos? ¿Serán los judíos que los Nazis exterminaron en Norte América? ¿Qué pasa con el resto de América?


Muchas gracias por leer este artículo.


Referencias:

1. Duque-Osorio JF. My Parents Planned my Life and now I am Unpolluted Regarding Marital and Reproductive Messes. JFDO's Blog; 2020. Disponible en: http://bit.ly/2UqgPb3 . Consultado el 27-Mar-2020.


2. Duque-Osorio JF. Mis padres planearon mi vida y quedé impoluto en cuanto a enredos matrimoniales y reproductivos. El Blog de JFDO; 2020. Disponible en: http://bit.ly/33kCa8l . Consultado el 27-Mar-2020.


3. Desola R. Las Máximas Capitales de Epicuro. La Nausea; 2009. Disponible en: http://bit.ly/31uKWP8 . Consultado el 13-Ago-2019.


4. Younkins EW. Epicurus on Freedom and Happiness. Le Québécois Libre: Capitalism & Commerce; 2007. Disponible en: http://www.quebecoislibre.org/07/071111-4.htm . Consultado el 26-Mar-2020.


5. Spotnitz F. TV Series "The Man in the High Castle". IMDb - Amazon; 2015-2017. Disponible en: https://www.imdb.com/title/tt1740299/ . Consultado el 26-Mar-2020.


6. Dick PK. El hombre en el castillo. Minotauro; 2014. Consultado el 26-Mar-2020.


7. Dick PK. The Man in the High Castle. HMH Books; 2012. Consultado el 26-Mar-2020.


8. Kaku M. Parallel Worlds: A Journey Through Creation, Higher Dimensions, and the Future of the Cosmos. Knopf Doubleday Publishing Group; 2006.

120 vistas

Celular (Móvil)  & WhatsApp:

+57-(320)-695-5558

  • Facebook JFDO
  • Twitter JFDO
  • LinkedIn JFDO
  • Canal YouTube JFDO
  • ResearchGate JFDO
  • Academia.edu JFDO
  • Google Académico JFDO
  • Autor de Amazon JFDO
  • Logo Good Reads

© 2021 por Juan-Fernando Duque-Osorio. MSc. Ibagué-Colombia